Principales errores SEO que deberías evitar

Principales errores SEO que deberías evitar

El SEO es todo un arte, por así decirlo, ya que requiere de cierta destreza y bastante paciencia. Con todo, es posible descuidar algunas de las estrategias que lo componen o hacerlas mal, lo cual termina afectando el posicionamiento. Así que te conviene conocer cuáles son los principales errores SEO que puedes estar cometiendo. Esta premisa es importante: sin importar cuan experto seas, puede que hayas descuidado algo; con mucha más razón si eres un novato. Y es que es común que el error humano aparezca en todo lo que hacemos, incluso cuando contamos con tantas y tantas herramientas para hacerlo, como en el caso del SEO. Pero como dice el viejo refrán: errar es de humanos, pero rectificar es de sabios. Por lo tanto, es fundamental que siempre estés examinando las estrategias de posicionamiento que estés utilizando para ver si están siendo efectivas. En caso de que no sea así, las atiendas a tiempo. Y hoy te vamos a mostrar en qué te debes fijar para auditar tu sitio web y encontrar esos errores SEO.

índice de contenidos

¿Cómo afectan los errores SEO en el posicionamiento?

Contestar esta pregunta es relevante porque muchos webmasters creen que todos los errores conducen a sanciones de Google, y no es así. Es cierto que los algoritmos de este motor de búsqueda sí aplican sanciones cuando no se siguen las normativas, pero esto no aplica con todos los errores SEO Veamos por qué. Las penalizaciones son como un castigo que se aplica a los sitios web que violan las normas de los algoritmos, especialmente, si se relacionan con actividades ilegales o si se busca causar un daño o perjuicio a un usuario u otro webmaster. Es cierto que hay ciertos criterios que pueden costarte algunas posiciones en las SERPs si no los cumples, pero esos casos tienen que ver más que todo con que eres un resultado no “tan conveniente” para los usuarios, que con una intención de hacerles daño. Por ejemplo, si en tu web ofreces imágenes, ebooks, videos y otros artículos sin permiso del autor o propietario, muy probablemente termines siendo penalizado y tu web puede que nunca vuelva a posicionar bien. Mientras que si tu sitio es totalmente legal, pero no está optimizado para dispositivos móviles, simplemente Google te dejará por debajo de todos los demás sitios que sí lo están. Cuando mejores eso, el buscador te puede posicionar mejor. A esto es a lo que nos referimos cuando hablamos de un error SEO.

Los 14 principales errores SEO que debes evitar

Ahora que ya sabes cuál es la incidencia de los errores SEO en el posicionamiento, es momento de pasar a la identificación y solución de dichos errores. En cada caso hablaremos de en qué consiste el error, qué lo puede causar y cómo puedes solucionarlo. Te los hemos agrupado en 5 grandes segmentos para que sean más fáciles de abordar.

El contenido

La gran mayoría de los errores SEO se comenten en el contenido, ya que con frecuencia se olvida que el contenido es la razón por la que los usuarios van a una página. Google ha puesto mucho empeño en poder hacer que sus algoritmos “entiendan” los contenidos, y así poder diferenciar el “trigo” de la “paja”, por así decirlo.

Contenido duplicado

El contenido duplicado o duplicidad de contenido es el texto que no es original porque ya se encuentra en otra página web. Existen 2 tipos de duplicidad de contenido:
  • Duplicidad interna: es cuando tienes dos páginas en tu propia web que tiene el mismo texto o uno que se considera proporcionalmente parecido.
  • Duplicidad externa: es cuando el contenido de tu página está en otra web, o se considera proporcionalmente parecido.
¿Qué lo causa?
El contenido duplicado tiene solo 2 causas: similitud por coincidencia y texto copiado. En el primer caso suele ocurrir entre sitios que atienden a una misma temática, y por supuesto, la explicación será la misma. Sin embargo, hay muchas formas de explicar un tema, por lo que si un texto te arroja coincidencia con otro existente, debes seguir trabajándolo. Pero si has copiado y pegado un texto de una fuente a la tuya, sabrás que va a haber duplicidad. En cualquiera de los casos, Google determina que tu contenido, por ser el más nuevo, no merece posicionar porque no aporta nada de valor, es solo más de lo mismo. Además, en caso de copia y pega directa, el webmaster puede denunciarte en Google y puedes llegar a ser penalizado. Asimismo, tu reputación en la comunidad se dañará, haciéndote más difícil conseguir backlinks.
¿Cómo solucionar este error?
Para empezar, siempre verifica la autenticidad de tus contenidos usando chequeadores de texto, también conocidos como herramientas anti-plagio. Recuerda que la coincidencia puede arrojar duplicidad de contenido aunque los hayas redactado con tus propias manos. Trata de conseguir un 100% de originalidad, solo así garantizan que tu contenido sea considerado de valor. Además, por nada del mundo copies y pegues el contenido ajeno en el tuyo, y en caso de que sea necesario, asegúrate de cumplir con las normas de sobre las citas de contenidos. Recuerda que siempre puedes colocar un enlace hacia la información que creas relevante, Google verá que fomentas la navegación y será positivo para ti.

Contenido pobre o Thin content

El contenido pobre es aquel que no aporta ninguna solución al usuario, que es irrelevante para él. Google analiza los contenidos y ve si cada uno atiende a la intención de búsqueda del usuario valorando, entre otras cosas, la extensión del post, la tasa de clics que este tiene y su tasa de rebote. El thin content puede retrasar y hasta impedir el posicionamiento de una página, y si tienes muchas en ese estado, tu posicionamiento global también será limitado o nulo.
¿Qué lo causa?
El thin content se genera por 3 razones:
  1. No atender a la intención de búsqueda: esto sucede si atacas una palabra clave añadiéndola en tu texto y no aportando una respuesta real y satisfactoria al usuario. Recuerda que este sí analizará el contenido, y si no es relevante se irá. Además, los algoritmos cada vez son más diestros en “entender” un texto, así que ellos también te juzgan.
  2. Contenido duplicado: el contenido que ya está disponible en otra página interna o externa, no aporta nada nuevo, por lo que es contenido pobre que no vale la pena posicionar.
  3. Usar herramientas de generación de texto: estas plataformas no son lo suficientemente diestras en generar texto que se sienta natural, a veces hasta se pierde el sentido y la coherencia. Google sabe distinguir eso y no valorará tu contenido como útil, mandándolo al fondo de las SERPs.
¿Cómo solucionar este error?
Hay varias cosas que puedes hacer para darle valor a tu contenido, aquí van 5 sugerencias clave:
  1. Interpreta tú mismo la intención de búsqueda de una palabra clave, no solo te guíes por el criterio de las herramientas de keyword research.
  2. Si vas a usar un generador de texto, asegúrate de corregir todos los errores de gramática.
  3. Contrata redactores expertos, especialmente si son de tu misma temática.
  4. Estudia a la competencia y mejora sus tácticas.
  5. Nunca copies y pegues texto ajeno.

No estructurar el contenido

El texto plano, sin etiquetas Hs dificulta la comprensión de la información. Además, el usuario promedio actual no está dispuesto a leer todo, por lo que si no ve encabezados se irá a una web que sí los tenga para poder ir directo a lo que quiere saber, generando más rebote. Además, el bot de rastreo no entenderá cuál es el texto relevante y no podrá dar una valoración más precisa de tu contenido, afectando negativamente el posicionamiento.
¿Qué lo causa?
Este error se debe casi siempre a descuido, y en algunos casos a desinterés. Por ejemplo, puede ser que una vez te sientes a escribir directamente en el recuadro de texto del WordPress y lo publiques sin haberlo revisado. O puede que al copiar tu texto desde un Word este pierda los encabezados por efecto de incompatibilidad entre los softwares. En ambos casos, te has descuidado y no has verificado si el texto tiene los encabezados. Otro caso, aunque muy raro, pero posible, es que no sepas cómo seccionar el contenido usando los encabezados (Hs), tal vez porque no comprendas del todo el tema.
¿Cómo solucionar este error?
Para empezar, siempre debes chequear que tus contenidos tengan los encabezados suficientes. Nunca debe faltar un H1 y al menos un H2. Pero dependiendo de la extensión y la intención de búsqueda, puede que sea necesario usar más H2 y complementarlos con H3 y H4 para separar los puntos complementarios que son importantes. Recuerda siempre revisar que todos los encabezados están bien aplicados y que no se han perdido en el proceso de traspaso de una herramienta a la otra, especialmente si has usado una para corregir el texto o chequearlo en un anti-plagio.

Las palabras clave

Las keywords siguen siendo fundamentales para el SEO, y lo serán siempre. Pero si no se trabajan bien, estas no servirán de nada. Es más, la mala optimización de las palabras clave, es uno de los errores SEO más comunes en toda la Red. Estos son los 3 errores con las palabras clave que más afectan el SEO.

Atacar las palabras clave incorrectas

Tu nicho tiene palabras clave específicas, y dentro de este cúmulo hay varias que atienden a diferentes intenciones de búsqueda. Si no comprendes a dónde lleva cada keyword puedes estar trabajando hacia otra dirección y perderás tiempo y recursos valiosos. Por otro lado, atacar las keywords genéricas o de cola corta puede enfrentarte con sitios de mucha autoridad, haciéndote imposible posicionar bien. Por otro lado, algunas empresas trabajan más keyword de marca más bien que aquellas que pueden atraer otros usuarios a través de las búsquedas orgánicas.
¿Qué lo causa?
La principal causa de estar atacando las keywords equivocadas es no haber realizado una investigación de palabras clave, o al menos una que fuera profunda. En ocasiones puede que solo te apoyes un una única herramienta, sea porque te gusta mucho o porque no te animas a usar las demás. Pero esto limita tu dominio de las keywords que en verdad te benefician. También es un error común guiarse por la intuición solamente, es decir, solo hacer una interpretación propia de la keyword. Quizás usando el auto-completador de Google o de cualquier herramienta como única fuente.
¿Cómo solucionar este error?
Lo primero es que debes aprender lo que es una keyword research y cómo hacer una que valga la pena. Para ello tienes que estar dispuesto a invertir en herramientas que ofrezcan resultados confiables y asesorarte por expertos en la materia. Esto puede ser un reto si recién empiezas, pero es una inversión que vale la pena, tanto como contratar el hosting. Una buena manera de comenzar a posicionar en cualquier nicho, es ir por las keywords de cola media y larga, ya que estas son búsquedas más específicas y tienen menos competencia. Cuando ya tengas cierta autoridad, podrás competir con los sitios de más presencia.

No usar las palabras clave semánticas 

Las palabras clave semánticas son las expresiones que se relacionan con la palabra clave principal y que sirven tanto para explicar el tema como para generar tráfico. Recuerda que no todos los usuario usan las mismas expresiones o por lo menos la misma combinación de las palabras, por lo que usar la semántica te ayudará a darle contexto al contenido. Utilizar solo la palabra clave que estás atacando sin mucho texto relacionado da la impresión que solo te interesa posicionar, y Google está aprendiendo a identificar este error SEO. Es por eso que más herramientas de keywords ofrecen sugerencias de palabras clave relacionadas, en otras palabras, keywords semánticas.
¿Qué lo causa?
En muchos casos, la ausencia de semántica se debe al desconocimiento del tema o no ser un experto en este. Puede que seas un aficionado o que hayas contratado un servicio de redacción que no sabe mucho sobre tu temática. En cualquier caso, la falta de frases y palabras relacionadas con el tema genera desconfianza en el usuario. Igualmente, si no te interesas en encontrar la semántica de tu tema no podrás implementarla en tus textos. Puede que no estés usando herramientas con esa función o que no te tomes el tiempo de estudiar a tu competencia.
¿Cómo solucionar este error?
Infórmate siempre sobre lo que vas a escribir, incluso en un post de opinión tienes que usar jerga relacionada con el tema, particularmente si algunas expresiones son palabras clave long tail en tu tema. Utiliza sinónimos de los términos principales para variar las expresiones. Por último, debes invertir obligatoriamente en herramientas que te ofrezcan palabras clave semánticas. Esta ayuda acorta muchísimo el proceso. De hecho, hay plataformas que te pueden generar sugerencias a partir de una keyword que ingreses en su navegador.

Sobreoptimizar las keywords

El keyword stuffing o sobreoptimización de palabras clave es la acción de agregar excesivamente las keywords para posicionar, afectando la lectura fluida de los textos y aportando poco al usuario. Esto es un problema porque Google quiere que los contenidos ayuden a los usuarios, y si no ve eso en tu texto no te posicionará. Antaño el keyword stuffing era la norma para llegar a las mejores posiciones, pero ahora lo principal es usar las keywords en una proporción que no supere el 1,5% del resto de palabras. Eso significa que hay 95% de palabras semánticas y sinónimos de las keywords que facilitan el entendimiento del tema. Eso es lo que le agrada al usuario y a Google.
¿Qué lo causa?
Si solo estás pensando en posicionar sea como sea, seguramente ya has caído en la sobreoptimización de palabras clave. Este afán te llevará a colocar las keywords en cada oportunidad que tengas, haciendo que tu densidad de palabras clave sea muy alta. Por otro lado, suele suceder que los creadores de contenidos aun no han comenzado a usar la semántica porque temen perder posiciones si no usan suficientes keywords. También pasa que no conocen la terminología relacionada y los sinónimos apropiados para las keywords que quieren posicionar.
¿Cómo solucionar este problema?
Es vital que abandones la idea de que solo posicionarás por la densidad de keywords de tus textos, ya que es todo lo contrario. Tienes que aprender cuál es el equilibrio apropiado para tu nicho y comenzar a trabajar en base a ello. Estudia tu competencia, mira la densidad de keywords que tiene en los post que mejor le posicionan. También puedes curar tus propios textos antes de que los publiques. Con los complementos SEO disponibles para tu CMS lo puedes hacer. O si lo prefieres, usa una herramienta específica para keywords; hay una enorme cantidad de opciones.

Indexación

Si tus páginas no son agregadas al índice de los motores de búsqueda simplemente no podrán posicionarse. Y si indexas las equivocadas, tu SEO también se verá afectado negativamente. Ambos son errores SEO.

URLs sin indexar

El Sitemap de tu web debe contener todas las URLs que quieres que el buscador rastre e indexe. Si has trabajado un contenido y quieres que posicione, es decir, que no solo sea un complemento de otro contenido, este tiene que estar en el Sitemap y estar jerarquizado apropiadamente. Sería un error SEO no hacer este proceso. Es cierto que puedes lograr la indexación usando el enlazado interno, pero esto funciona si las páginas desde las que enlazas el nuevo contenido tienen suficiente tráfico como para llamar la atención del crawler. De lo contrario puede tomar mucho tiempo; por ejemplo si tu sitio es nuevo y no tiene mucho tráfico.
¿Qué lo causa?
De nuevo estamos ante un error humano, es decir, que puede que hayas olvidado agregar la URL de un contenido en el Sitemap, o que hayas olvidado “avisar” a Google que lo has actualizado; por ejemplo, porque agregaste una nueva URL. Por otro lado, puede que hayas copiado mal la URL o la hayas modificado por descuido. Los cambios son otro factor que genera error. Si cambiaste la URL después de haberla puesto en el Sitemap pero antes de que el crawler pasara por él, este no podrá rastrear el contenido y no lo indexará. En cambio, si ya se agregó al índice la URL pero la modificaste a propósito, y no avisaste del cambio, también generará un error 404 al usuario, costándote tráfico.
¿Cómo solucionar este error?
Para empezar, debes tener un Sitemap.xml para asegurar, por no decir garantizar, la indexación correcta de tus contenidos. Asimismo, verifica que tu Sitemap tiene todas las URLs que quieres indexar y que estas estén bien escritas. Puedes usar herramientas para mantener tu Sitemap al día sin tener que hacerlo manualmente. Si usas WordPress tienes muchos plugins con los que puedes gestionar tu mapa de sitio, podrás crearlo, enviarlo y modificarlo de fácilmente. Si usas otros CMS puede usar plataformas online que te permiten crearlos en pocos pasos.

Indexación de páginas incorrectas

No todas las páginas de tu sitio tienen que ser indexadas, pues no todas aportan al SEO. Es más, algunas hasta te pueden perjudicar, como pasa con las páginas de productos de un eCommerce, la de aviso legal, la de cookies o aquellas en las que no has atacado ninguna palabra clave. Estos contenidos no tiene ningún valor para el usuario, por lo que al buscador no le interesa tenerlos indexados. Siendo así, es una pérdida de tiempo rastrear esos contenidos, pues se podría usar en otros que sí sean útiles. Hacer perder tiempo de rastreo no es aceptable para Google, por lo que se puede resentir el posicionamiento general de tu sitio.
¿Qué lo causa?
En ocasiones se indexan las URLs por error en el Sitemap, tal vez por confusión. También porque se te olvida colocar el “noindex” de las páginas que no quieres posicionar; esto pasa en la casi siempre cuando los sites se hacen con código puro, es decir, sin CMS, y se tiene que agregar la etiqueta manualmente, olvidando hacerlo en algún punto. Igualmente, puede que se te pase por alto marcar la casilla que disuade al buscador indexar la URL. Esto pasa más que todo cuando en los eCommerce porque las descripciones de productos son las mismas, solo que varía el tamaño o el color.
¿Cómo solucionar este error?
La única solución es desindexando las páginas que no te convienen. Para ello hay varias opciones:
  • Usa el comando “site:”: escribe en el navegador “site:el dominio de tu web.com”, con eso obtendrás un aproximado muy específico de las URL que tienes indexadas. Anota las que no te convengan para desindexarlas.
  • Desde un plugin: los complementos SEO te permiten añadir el “noindex” con solo 1 clic, solo tienes que saber qué páginas vas a desindexar.

Velocidad de carga

La velocidad de carga es uno de los factores más relevantes para el posicionamiento, y con la competencia por ofrecer el mejor contenido, algunos webmasters sobrecargan sus sitios y los hacen pesados. Con lo que pierden muchos usuarios, un clásico error SEO.

Imágenes no optimizadas

Las imágenes muy pesadas y grandes ralentizan la carga total de la página. Muchos sacrifican la velocidad de carga por la calidad de las imágenes, cuando estas resultan ser solo un complemento. Es cierto que en ocasiones estas son parte integral del texto, como cuando se muestran capturas o una infografía. Pero el resto del tiempo no es tan importante una imagen, en esos casos puedes ahorrar tiempo de carga.
¿Qué lo causa?
Es común ver páginas que muestran imágenes de unos 1200px de hasta 3,5Mb o más, todo con la intención de mostrar mucha calidad. Pero lo cierto es que puedes mostrar una imagen entendible en un tamaño y peso mucho menor. Es verdad que optimizar todas las imágenes es un trabajo arduo, pero no hacerlo te cuesta posicionamiento y usuarios.
¿Cómo solucionar este error?
Comprime y redimensiona las imágenes de tal modo que no ralenticen tu web. Lo puedes hacer con herramientas online y offline, así como instalando plugins de optimización de imágenes que ejecutan los cambios en automático. Otra buena idea es usar solo unas 2 o 3 imágenes por texto como máximo, mientras menos mejor. Pero usa siempre las que sean necesarias para garantizar que tu contenido sea de calidad. Usar un plugin es la mejor opción si tu web es grande y utilizas varias imágenes por página. Además de optimizar las fotos, podrás gestionarlas más fácilmente.

Pocos recursos del hostings

Contratar un plan de hosting sencillo o básico es normal si tu proyecto web es pequeño y recién empiezas, pero conforme vayas creciendo debes escalar a un plan con los recursos suficientes. Esto te permitirá tener un mejor rendimiento en tu web y los usuarios no tendrán problemas. Asimismo, los alojamientos web con servidores antiguos no te ayudarán mucho, o si usas un hosting compartido donde las demás webs pueden llegar a demandar muchos recursos y dejar la tuya con muy poco o nada para tus usuarios.
¿Qué lo causa?
La limitación en el plan del hosting depende de ti, algunos ofrecen mejores prestaciones que otros en sus planes básicos, y si no haces una buena investigación puedes terminar alquilando un alojamiento desventajoso, tanto en el rendimiento como en los recursos disponibles. También cuando no consideras las opciones de escalabilidad que te ofrecen, pues algunas empresas cuentan con planes básicos más económicos pero los avanzados llegan a ser “limitados” para cuando crece el proyecto. Todo esto provoca retrasos y restricciones justo cuando la web está creciendo.
¿Cómo solucionar este error?
Invierte en algo que valga la pena, contrata un plan de hosting no solo con los recursos que necesitas en el momento, sino con algo más de respaldo por si el crecimiento sucede antes de lo esperado. Por supuesto, piensa a futuro y mira las opciones de los planes más avanzados para cuando tu web sea más grande. Adicionalmente, mira si tiene integraciones con otras plataformas y las ventajas que estas te ofrecen de cara a tu nicho. Ten presente que hay hostings especializados para cierto tipo de webs, por ejemplo, para los eCommerce está Shopify.

Uso de muchos complementos

Los complementos que tienen que ver con el diseño y otros factores que se muestran al usuario, tienen que ejecutarse cuando el contenido es solicitado en las búsquedas. Por lo que si tienes muchos de ellos, tu sitio se cargará lento. Además, si hay complementos que no son necesarios realmente, sino que se usan por ser costumbre. Asimismo, puede haber choques entre las funciones que cada uno tiene que ejecutar, ocasionado errores que impiden que el contenido se muestre.
¿Qué lo causa?
El exceso de complementos es un error SEO ocasionado por la mala optimización, o al menos una que no se ha planeado con cuidado. En ocasiones se usan 3 o 4 plugins para acciones concretas que se pueden realizar fácilmente desde uno de los plugin SEO. O trabajando con herramientas externas y luego importando los datos. También suele suceder que no se desactivan los plugins y temas que ya no se usan, de manera que siguen ejecutándose cuando no son necesarios. Incluso, los complementos que no se eliminan ocupan un espacio en el servidor que puede usarse para que este trabaje a más velocidad.
¿Cómo solucionar este error?
Analiza qué complementos no son necesarios y elimínalos, o al menos desactívalos si crees que los necesitarás luego. Revisa si hay funciones que no usas que puedan estar entorpeciendo al propio plugin o a los demás, por ejemplo, si ya habías activado una configuración con un plugin y luego haces lo mismo con otro pensando que no lo habías hecho.

Otros aspectos técnicos

Los aspectos más técnicos del SEO también son escenarios de errores SEO que influyen mucho en el posicionamiento. Aunque son un tanto avanzados en cuanto a ejecución, en concepto son relativamente sencillos, por lo que se los puede identificar y solucionar con relativa facilidad.

Meta etiquetas sin optimizar

Las meta etiquetas title y description son fundamentales para atraer tráfico, si estas no se trabajan para mejorar el CTR son simplemente texto inservible, o peor aún, un espacio mal rellenado que puede alejar a tu audiencia. Hay etiquetas meta que no incluyen las palabras clave, y en el caso del título, son demasiado largas. Al usuario se le hace difícil comprender de qué va el contenido de un resultado y eso evita que haga clic, tu CTR cae y pierdes posiciones por eso. Aunque Google no te sancionará por no optimizar tus meta etiquetas, es un “pecado SEO” no hacerlo.
¿Qué lo causa?
Las meta etiquetas no se optimizan solas, tienes que hacerlo tú mismo. Debes saber que estos textos sirven para el SEO porque Google se vale de las keyword que uses en ellos para relacionarte con las búsquedas. Claro que el texto interior también sirve bastante a este propósito, pero las meta etiquetas tienen más peso en este sentido porque es el texto más relevante. ¿Por qué? El meta título y la meta descripción son visibles al usuario, y si este ve en ellos las palabras clave sabrá que el contenido va de lo que busca. Por lo que interpretará que es útil. Google entiende esto así, por lo tanto las meta etiquetas mal trabajadas no son tomadas en cuenta, o por lo menos no en buena posición.
¿Cómo solucionar este error?
En primera instancia, tienes que esforzarte por crear un meta título y una meta descripción persuasivos y con la keyword principal que estás atacando. Trata de que el usuario entienda lo que hay dentro, que es de valor para él. Haz una invitación directa a entrar a la página, un CTA es básico en este punto. Recuerda que Google puede ignorar la meta descripción que hayas preparado y poner una porción del texto interno que crea que será más útil para convencer al usuario de que entre. Sobre esto no tienes ningún control; solo te queda crear buen texto dentro de la página y en la descripción.

No ser responsive

Si tu web no se adapta a dispositivos móviles simplemente no posicionarán bien, o por lo menos no tan alto como pudiera. Está establecido que Google prioriza los contenidos que son responsive para que los usuarios puedan acceder a ellos desde sus móviles. Aunque la mayoría de plantillas y herramientas de diseño afirman ser responsive, es imperativo que confirmes esto, ya que puede que no sea lo que te imaginas, o que no sirva para tu público objetivo.
¿Qué lo causa?
Puede ser que tu audiencia no utilice, en su mayoría, dispositivos móviles tanto como ordenadores y por eso creas que no sea tan necesario ser responsive. Sin embargo, privar de esta opción al público no es opcional para el buscador, y si no lo haces puedes perder rankeo en las búsquedas móviles. Pero si usas una plantilla para convertir tus contenidos, puede que esta no se adapte a todo tipo de dispositivos, haciendo que los botones sean demasiado chicos, que el texto se salga de la pantalla o que no sea tan práctico el diseño como lo tienes planeado.
¿Cómo solucionar este error?
Para asegurarte de que tu web es completamente responsive debes hacer pruebas en todos los dispositivos que puedas. Claro, no has de comprar todos los móviles del mercado, pero pídeles a tus amigos y conocidos que te muestren cómo se ve tu web en sus smartphones y tablets. También puedes hacer pruebas en herramientas como algunas extensiones de Chrome o Firefox. Responsive Design Checker es una plataforma online que te permite hacer test responsive gratuitos. Una vez hayas identificado los tamaños en los que tu contenido tiene problemas, debes hacer los ajustes pertinentes. Una buena manera de hacerlo en editando el CSS tú mismo, ya que no es tan complicado modificarlo para hacer responsive tu web. Esto aplica principalmente si creaste tu web desde cero sin CMS.

Link building mal trabajado

La construcción de enlaces tiene un gran porcentaje en el SEO, pero si se trabaja mal te costará posiciones y puede que hasta una sanción. Los enlaces externos entrantes y salientes pueden jugar en contra de tu reputación de marca y autoridad de dominio. El objetivo del link building es favorecer la navegación del usuario, pero si no se agregan enlaces o se usan muchos, se desvirtúa esta práctica. Además, si colocas enlaces hacia tu web de manera “ilegal”, puedes crearte problemas con otros webmasters y acarrearte una sanción extra.
¿Qué lo causa?
Un gran error es usar demasiados anchor texts y con la keyword a posicionar, esto puede ser motivo de sanciones. Igualmente, los enlaces que no tienen relación con el tema y que se colocan forzada, da la impresión de ser un link pagado, algo que a Google no le gusta. Por otra parte, agregar demasiados enlaces, tanto internos como externos le roba relevancia al contenido y hace difícil indexarlo correctamente. Y si hay muchos enlaces salientes se puede interpretar que la página es una granja de enlaces, una de las principales causas de penalizaciones.
¿Cómo se soluciona este error?
De entrada, planea tu estrategia de link building usando prácticas White Hat, como acordar el enlazado con guest blogging, solicitar permiso para incrustar enlaces en los sitios y así por el estilo. Haz un chequeo contínuo para asegurarte que la salud de los enlaces se mantiene y que siguen aportando para el SEO. Por ejemplo, confirma que no se han roto, y en caso de que esto haya pasado, usa una redirección 301 o 302 para conservar el tráfico que llegue. Usa solo los enlaces que sean necesarios y crea una relación sana entre contenidos, piensa en la usabilidad del sitio y en la facilidad de navegación del usuario que llega. Y no olvides crear buenos anchors para que se vea natural el enlace.

Conclusión

Es totalmente normal encontrar errores SEO en tu web, lo realmente importante es que los corrijas a tiempo y que lo hagas bien. Recuerda que el SEO está en constante actualización, así que lo que una vez es bueno, puede pasar a ser regular o deficiente. Asegúrate de estar siempre al día. Ten una checklist para ir descartando problemas y atender a los más relevantes y a los que se tienen un efecto inmediato. Utiliza las herramientas que sean necesarias, pues uno de los errores SEO más comunes, es no usar las soluciones en software que hay disponibles. Puede que sea tardado ver los resultados de las correcciones que hagas, pero sí que valdrán la pena cuando veas tu web en el #1 lugar de las SERPs.